El reto de alcanzar la paz en México

Gracias por compartir:

Joe Barcala

Me encanta la magia de la imaginación que me permite recorrer el mundo, los rincones de la inteligencia y las infinitas posibilidades del universo mismo. Te invito a visitar mi blog: www.JoeBarcala.com

Escuchamos en las noticias las dramáticas cifras que presentan organizaciones no gubernamentales como “Movimiento por la paz con justicia y dignidad” o “Alto al secuestro” que van aclarando el panorama de la situación que vive México en la actualidad.

Luego de dos sexenios con una estrategia fallida de parte del gobierno, con más de 250 mil muertos y 60 mil desaparecidos, a nuestro país le urge el cambio de metodología. Las organizaciones civiles juegan también un papel muy importante para dicho cambio.

¿Cómo se alcanza la paz?

Las sociedades que han logrado avances en la pacificación tienen algunos denominadores comunes, entre ellos, la impartición de justicia. Sin embargo, la corrupción de las instituciones encargadas de procurarla, ha ocasionado, precisamente, que no se pueda lograr dicha paz.

Los jueces y magistrados deben ser imparciales y hemos visto en los casos emblemáticos de políticos corruptos que tienen cierta predilección por los acuerdos bajo la mesa. La población, por su parte, harta de tales injusticias, prefiere no denunciar, lo que genera la impunidad.

La solidez de las instituciones

El trabajo arduo por dar una nueva cara al sistema judicial, no sólo en la parte de definición de leyes más estrictas al tiempo que claras, evitando que se presten a interpretaciones malévolas de los jueces o los abogados, podría provenir en el siguiente período presidencial cuya línea de acción ha sido anunciada con el lema de combate frontal a la corrupción.

La tarea no es sencilla. Y es ahí donde las organizaciones sociales pueden jugar un papel importante: señalar con estudios e investigación cuáles son los avances y las deficiencias del trabajo gubernamental en la erradicación de la corrupción y la impunidad.

Las ONG´s y la claridad

La participación social en el rubro de justicia es vital. Es justamente en el activismo que se puede ejercer la verdadera democracia. Definir lo que se espera tanto en las empresas como en los individuos es una tarea muy valiosa: ¿queremos legalización de drogas? ¿aplicación de programas de salud para interrupción del embarazo? Y demás temas polémicos.

En SocialLink queremos agrupar a voluntarios, asociaciones y recursos
para generar la más grande comunidad de ayuda social.
Regístrate aquí

Si nuestra sociedad estuviera dispuesta a asumir el costo del combate frontal contra los narcotraficantes, traducido en la muerte de miles de mexicanos o si preferiría apostar por la legalización de las drogas, es una voz que las ONG´s debe abanderar, dependiendo de sus estudios sociales.

Ha sido de esa forma que se llegó a considerar otras banderas en el pasado, como el respeto a las preferencias sexuales o incluso, la participación activa de las mujeres en la política nacional. Son las organizaciones no gubernamentales las que, en su papel responsable por escuchar y abrir espacios a los grupos marginados ya sea social, político, económico, étnico, religioso o cultural que se asumen como voceros y activan en el gobierno los proyectos no atendidos en su característico letargo.

Correlación entre justicia, paz y solidez de las instituciones

Si no trabajamos sobre los organismos gubernamentales, si no insistimos en su congruencia, en su transparencia y el cumplimiento de sus responsabilidades, no tendremos justicia, que se debe traducir en el bienestar social, en difuminar las diferencias sociales, la desigualdad; de ahí empezaremos a ver una justicia social que se traducirá en paz.

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, como un lema de su campaña electoral, insistió que “por el bien de todos, primero los pobres” y es que no podremos equilibrar la balanza si millones se encuentran en un nivel ínfimo de bienestar, o peor aún, nulo. Las oportunidades que tanto pregonan los gobernantes, apenas si alcanzan a pequeños grupos, casi en niveles marginales.

Es la injusticia económica la que no permite salir de la pobreza. Si los programas públicos están enfocados a beneficiar a las grandes empresas, millones de personas nunca podrán salir adelante, progresar, lo que traerá de nuevo esta realidad mexicana: pobreza, traducida en delincuencia, envidias, abusos y desesperación.

Un abanico amplio para las asociaciones civiles

Se puede trabajar en áreas de pobreza, vivienda, salud, educación, investigación, denuncia, intercomunicación, infraestructura, caminos, etc. Cada asociación civil define, como ya sabemos, las líneas de acción para su grupo y, siendo miles, tenemos cubierta la demanda en cada área. Sólo es importante alzar más la voz para impactar de mejor manera.

La unidad

Gracias a redes sociales especializadas en organizaciones civiles como SocialLink, podremos trabajar en beneficio de nuestro país tomados de las manos, estudiando cuáles son las áreas que se dejaron sin cubrir y colaborando con otras similares para crecer los alcances de nuestras metas comunes.

SocialLink te invita a participar en su red social, ingresa aquí: .
Gracias por compartir:

353total visits,1visits today

Joe Barcala

Me encanta la magia de la imaginación que me permite recorrer el mundo, los rincones de la inteligencia y las infinitas posibilidades del universo mismo. Te invito a visitar mi blog: www.JoeBarcala.com

Podría también gustarte...

1 Respuesta

  1. 5 febrero, 2019

    […] Responsables; 13) Acción por el Clima; 14) Vida Submarina; 15) Vida de Ecosistemas Terrestres; 16) Paz, Justicia e Instituciones Sólidas;  17) Alianzas para lograr los […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *